Qué es la cianotipia

La fotografía ha vivido un cambio muy importante desde que el año 1824 se realizó por primera vez un revelado de fotos por Niépce. La invención de la fotografía consistió en la obtención de imágenes mediante betún de Judea extendido sobre una placa de plata a lo largo de varios días. La técnica de revelar fotos —o de revelar negativos— evolucionó a los pocos años, cuando en 1842 el astrónomo W. Herschel inventaba la cianotipia, una técnica mucho más práctica y rápida que a día de hoy todavía se sigue practicando para obtener un tipo de fotografía al más puro estilo retro.

En este artículo vamos a explicarte con detalle en qué consiste la cianotipia y te daremos las pautas para que puedas aprender cómo hacer cianotipia y cómo hacer una foto en negativo en casa. Sigue leyendo para más información.

Cianotipia: ¿Qué es?

Son muchas las personas que se preguntan sobre las características de la cianotipia, qué es y para qué sirve. La cianotipia consiste en un proceso de copiado de negativos que da como resultado imágenes fotográficas en color azul. Se trata de una técnica inventada en el año 1842 por el astrónomo W. Herschel cuando experimentaba con sales de hierro fotosensibles la técnica del revelado de fotos.

La técnica de la cianotipia consiste en la utilización de sales férricas que se convierten en sales ferrosas debido a la acción de la luz. El proceso consiste en mezclar citrato de hierro amoniacal y ferrocianuro de potasio para formar la sal férrica fotosensible. Después, esta se expone a la luz ultravioleta reduciéndose y convirtiéndose en sal ferrosa. La sal ferrosa, en combinación con ferrocianuro de potasio, sufre una reacción en la cual tiene lugar un precipitado de ferrocianuro ferroso insoluble al agua. Ello da paso, finalmente, al revelado en papel para cianotipia —así como en otros materiales—. Esto es lo que se conoce como las imágenes de azul de Prusia o Turquesa.

La técnica de revelar fotos se realiza por contacto después de haber pasado un tiempo de exposición de 10 a 20 minutos. En los años 1880 esta técnica se popularizó considerablemente y se empezó a utilizar en diferentes soportes como telas, cerámicas, cuero y madera. Su utilización más popular, no obstante, fue para realizar copias de planos.

Cómo hacer cianotipia

Acabamos de ver cuáles son las características de la cianotipia, qué es y para qué sirve. Ahora bien, si queremos aprender cómo hacer cianotipia y la fórmula para revelar fotos —o revelar negativos—, entonces es fundamental que tengamos en cuenta lo siguiente:

Materiales para la cianotipia

  • 25 gr de Citrato férrico amoniacal
  • 10 gr de Ferrocianuro potásico
  • Agua destilada
  • Papel encolado
  • Lámina de cristal

El papel debe ser encolado, preferiblemente, para mejorar la resistencia de su superficie y evitar la penetración de los líquidos en el momento de aplicar esta técnica. En el caso de la lámina de cristal, esta será utilizada para hacer de prensa y mantener unidos los negativos y el papel para cianotipia sensibilizado —como veremos enseguida—.

Preparar las disoluciones

Una vez que tengamos todos los materiales, o kit de cianotipia, con nosotros tenderemos que preparar las dos disoluciones que después se juntarán. Estas son:

  • Disolución 1: 100 ml de agua destilada con 25 gr de citrato férrico amoniacal.
  • Disolución 2: 100 ml de agua destilada con 10 gr de ferrocianuro potásico.

La disolución 1 tendrá un color verdoso, mientras que la disolución 2 será anaranjada. Tras ello, lo siguiente que debemos hacer es separar con distintas jeringuillas unos 5 ml de líquido de cada disolución y mezclarlas muy bien en un frasco opaco.

Sensibilización del papel para cianotipia

Una vez que la mezcla esté lista y haya reposado unos minutos, debemos pasar a sensibilizar el papel. Para ello, utilizaremos un rodillo o pincel —sin partes metálicas— y embarraremos la mezcla sobre el papel para cianotipia. Recuerda que no puede darle la luz del sol, aunque tampoco es necesario que lo haga a oscuras. Cuando la mezcla se haya extendido sobre el papel, dejaremos que esta se seque en un lugar ventilado, pero sin la incidencia de la luz solar.

Plasmar las fotos

El siguiente paso, el más importante de todos, es el de plasmar los negativos. Por esta razón explicamos brevemente cómo hacer una foto en negativo. Para invertir los colores de una foto y pasarlos a negativo con el fin de poder revelarlos con cianotipia podemos utilizar aplicaciones o filtros que sirven exclusivamente para ello y que pueden descargarse en los teléfonos móviles, como Negative Image. También podemos utilizar páginas webs online como Pinetools.com que nos permitirá pasar a negativo una foto en tan solo unos segundos.

Una vez que tengamos nuestra imagen la solaparemos con el papel para cianotipia. Además, utilizaremos la lámina de cristal para que haga presión y el plasmado sea más efectivo. Una vez sellado el conjunto, habrá que colocar las imágenes al sol y esperar unos 20 minutos hasta que se haya imprimado. Algo que nos puede servir de referencia es que la emulsión haya cambiado de color gris a plateado. También es posible cualquier objeto que se quiera plasmar, como plantas.

Revelar negativos

Es el último paso. Lo que haremos en este caso es pasar el papel por agua fría en un total de tres lavados. Ten en cuenta que hay que emplear tres cubetas para cada uno de los lavados. Además, el papel para cianotipia debe permanecer un total de 5 minutos en cada una de ellas. Después habrás que esperar a que se sequen en un lugar donde no les dé directamente la luz del sol.

El papel para cianotipia

El papel para cianotipia es uno de los materiales a los que más importancia debemos darle si queremos que todos los pasos anteriores funcionen correctamente. Existen una gran cantidad de tipos de papel, cada uno con diferentes gramaje, grosor, color, composición y acabado. En Dical.es puedes encontrar el mejor papel para revelar fotos mediante cianotipia y en diferentes texturas para conseguir el efecto que deseas.