Cómo surge el papel moneda

El papel moneda ha sufrido una evolución considerable a lo largo del tiempo, desde el momento en que apareció por primera vez en China y hasta que poco a poco fue extendiéndose hasta el continente europeo y al resto del planeta.

Hoy en día, las características de los billetes son totalmente distintas, al igual que su regulación y la forma en la que se fabrican. Los billetes más primitivos, como veremos a continuación, surgieron gracias a la invención de otros objetos que lo hicieron posible, como las impresoras, las tinta y, por supuesto, el papel.

A continuación, te explicamos todo lo que necesitas saber sobre la invención del papel moneda y los primeros billetes del mundo. Sigue leyendo para más información.

¿Qué es el papel moneda?

El papel moneda es lo que hoy en día conocemos como billetes. Este tipo de dinero está regulado por el banco central de cada país, responsable de su emisión, y se utiliza en paralelo junto a las monedas metálicas para llevar a cabo las operaciones económicas. Actualmente, cada vez se perfeccionan más las técnicas para la impresión del papel moneda con el fin de evitar las falsificaciones. A diferencia de las monedas, el funcionamiento del papel moneda es fiduciario. Es decir, este es aprobado como tal por la sociedad, la cual acepta que el billete representa un valor dinerario y que puede ser intercambiado por las monedas utilizadas en cada región.

Historia del papel moneda: ¿Cómo surgió el dinero de papel?

Si nos preguntamos quién inventó el dinero, tenemos que retroceder miles y miles de años en el tiempo. Concretamente, al siglo VII antes de Cristo, fecha en la cual se inventaron —según las investigaciones y descubrimientos—, las primeras monedas. Estas estaban fabricadas de una aleación entre oro, plata y cobre, acuñadas a martillo y con la marca de la autoridad correspondiente. Ahora bien, la historia de los billetes y de cómo surgió el dinero de papel se remonta a unos cuantos años después, originados —sobre todo— por la escasez de los materiales con los cuales se fabricaban las monedas y para sustituirlas con el fin de evitar las cargas de peso en las rutas comerciales y en las grandes transacciones comerciales.

La invención del papel moneda tiene su punto de partida en China, concretamente entre el año 618 y el 907 d.C. bajo la dinastía Tang. En aquel entonces, la conocida como Ruta de la Seda —ruta comercial centrada en el negocio de la seda en China— había mejorado considerablemente en cuestiones de seguridad y de infraestructuras, razón por la cual la afluencia cada vez era mayor, además la reforma financiera del momento permitía sustituir las pesadas bolsas de moneda por billetes o papel moneda, lo cual facilitaba enormemente el proceso de compra y venta. Su uso se extendió en toda China durante el año 812 d.C. debido a la escasez de cobre. En ese momento, lo que se emitían eran pagarés como depósitos de monedas —primer papel moneda del mundo—. Este era sustituido por las monedas y podía ser utilizado para pagar con él, ya que el mismo estaba avalado por la dinastía Zhang de manera oficial.

Ahora bien, la primera reglamentación estatal del uso del papel moneda en China no apareció hasta el siglo X, durante la dinastía Song. Estos billetes rudimentarios llevaban la firma de algunos funcionarios del estado y el material, a pesar de lo que se cree, no era de papel, sino de una lámina derivada de la corteza del moral. Este primer papel moneda podía ser canjeado por monedas ante los funcionarios del Tesoro Imperial. Con el tiempo, el gobierno acabó controlando los metales preciosos, de manera que tenía la posibilidad de imprimir más dinero para hacer frente a los pagos. Estos primeros billetes del mundo fueron conocidos como jiaozi, sin embargo, debido a las falsificaciones este tipo de billete acabó devaluándose y a comienzos del siglo XI su valor era de un 10% con respecto al valor nominal.

Cómo surgió el dinero de papel

Cómo surgió el dinero papel en Europa

Acabamos de ver cómo tuvo lugar la invención del papel moneda y qué pasó con los primeros billetes del mundo. Ahora bien ¿Cómo se extendió su uso a Europa? El primer papel moneda en Europa apareció en el continente en el año 1661. Estos fueron impresos por el cambista Johan Palmstruch, gerente del Banco de Estocolmo. Los billetes o Kreditivsedlar —como así los denominaban para referirse al papel de crédito— eran emitidos por el banco en cualquier momento y podían ser intercambiables por monedas de oro y plata —que eran a las que reemplazaban—. Estos billetes primitivos surgieron por la necesidad del Banco de Estocolmo para poder financiar los préstamos, ya que estos tenían una duración mayor que los depósitos —lo que significaba que los depositantes no siempre tenían dinero para retirar cuando querían—. Con estos billetes se ponía solución al problema.

Lo cierto es que este primer intento europeo tuvo mucho éxito, por lo que a partir del siglo XVIII comenzó a expandirse en el resto de países de la Unión Europea. En España, la aparición de los billetes tuvo lugar en el año 1780, con el reinado de Carlos III. Estos resultaban mucho más cómodos de llevar que las monedas, sin necesidad de tener la famosa bolsa que, además, resultaba mucho más llamativa y pesada.

¿Cuándo empezó el euro?

Los billetes y monedas del euro comenzaron a circular el 1 de enero de 2002 en los siguientes estados de la Unión Europea: Alemania, Austria, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal. Los billetes actuales resultan mucho más complicados de falsificar, estos disponen de marcas de agua, hilos de seguridad, fibrillas, lunares, pigmentos, impresiones fluorescentes, imágenes latentes y una serie de mecanismos que dificultan de manera considerable que uno de estos pueda ser replicado a la perfección. Con ello se evita la devaluación del dinero y que este tipo de billete siga siendo efectivo y aceptado por la sociedad.