Maquetar un libro: claves y consejos fáciles

1. Diseño del libro

Antes de la maquetación, hay que decidir varios aspectos visuales del libro que marcarán la diferencia. Es lo que se llama el diseño. Debemos elegir la tipografía, el tamaño de página, los márgenes y la estructura del libro (dedicatoria, prólogo, índice, títulos de crédito, texto literario…).

El diseño es acicalar al libro para que sea el más admirado en el baile de graduación. Luego, que tenga una conversación interesante, dependerá del escritor o escritora.

2. Estructura del libro

La habitual es primero la dedicatoria, luego los créditos del libro, el índice con los contenidos, el prólogo y después la novela / colección de cuentos / poemario / ensayo. Al final del libro irían los agradecimientos (siempre es bueno agradecer; un libro lleva muchísimo trabajo y seguro que en el proceso hay gente que nos ha ayudado).

3. Elección de la tipografía a la hora de maquetar un libro

Lo más importante es que sea legible. Atractiva, estupendo, pero es fundamental que se lea bien.

A la hora de maquetar un libro en su versión digital importa menos la tipografía elegida. El lector de libros electrónicos usará la que tenga predefinida. Por cierto, aquí puedes ampliar el tamaño de la letra lo que te dé la gana, pero acuérdate de los que ya padecemos de vista cansada a la hora de aplicar el cuerpo y el interlineado (que sean generosos) en la versión en papel.

4. Márgenes de la página

Deja que respire el bloque de texto. La frase «necesito mi espacio» se aplica aquí perfectamente. Hay que dejar un margen que la vista agradezca. El Barroco fue un movimiento cultural y artístico que caducó hace siglos.

Que te seduzcan los blancos en la parte superior de la hoja. Y en la inferior. Crea un loft en tu novela, coloca un par de muebles en el centro y deja el resto vacío para jugar al pádel.

5. Comienzo de capítulos

 Los capítulos de los relatos tienen que comenzar en página impar. Es decir, a la derecha. Si el anterior termina en página impar, dejaremos la siguiente par en blanco. Esta norma no se aplica a la versión digital. Ahí van todas seguidas, como una fila de fichas de dominó. Lo ideal es tocar la primera y que te arrastre hacia el final a empujones.

Deja un espacio amplio después del título de los relatos. Me parece que así te da tiempo a coger aire para comenzar a leerlo.

6. Sangrado de párrafo

Tranquilos. Nadie saldrá herido. Con sangrado me refiero a esos centímetros que las primeras líneas de cada párrafo se meten hacia la derecha. Sirve para reconocer de un vistazo el comienzo de cada párrafo. La forma más ortodoxa de hacerlo es sangrando todos excepto el primero de cada capítulo o relato. 

7. Paginación

Es un poco el llevar la cuenta de las páginas que has leído, el ábaco interno del libro. El número de página se coloca en la parte inferior de la hoja. A la derecha, a la izquierda o en el centro. Eso ya va en gustos. También se le puede añadir algún elemento, como una línea, un subrayado, un círculo…

8. Ladillos y boliches

Si lo que estás escribiendo no es una novela o colección de relatos, sino un libro de no ficción, lo primero, enhorabuena: venderás más libros. Está demostrado que en Amazon se venden muchos más lo segundo: seguramente usarás ladillos y boliches.

Los ladillos son titulares de menor nivel jerárquico que el capítulo, e introducen un aspecto diferente al párrafo anterior. 

Un boliche es una manera visual de organizar la información. 

Tiene unos ojos preciosos. Podría mirarlos durante años.

Es un poco bajita y a ti nunca te han atraído las bajitas.

Guau, qué sonrisa. Podría vivir en ella.

Vas a morir solo y entre gatos. Di algo original.

¿Estudias o trabajas?

9. Viudas y huérfanas

Llegamos al drama de cada libro. Las líneas viudas serían las que se quedan solas al comienzo de una página. Esto queda feo y no debe pasar. Si la línea es de una sola palabra, entonces es el horror.

Las huérfanas son las líneas de un párrafo que se quedan aisladas al final de una página. También hay que evitarlo por todos los medios.

¿Cómo se hace? Permíteme que me guarde algún truco de magia. Sí añadiré que el sistema automático que traen los programas de maquetación a mí no me convence. Lo que hacen es modificar el interlineado de esa página para ganar o perder la línea viuda o huérfana.

10. Índice

Es el listado de los contenidos del libro. Se puede colocar al principio o al final. Al principio puede ejercer de spoiler si es demasiado descriptivo. Si lo incluimos al final, Amazon te penaliza. Y en el medio del libro no tiene sentido. O sea, que al principio e incluyendo solo los títulos de cada capítulo o relato.

Hay otros elementos de los que podría hablaros, como la partición de sílabas, los artes finales, las imágenes, las tablas de contenidos, los estilos de párrafos, los de caracteres… Pero no quiero aburriros más. Con esto os podéis hacer una idea de la importancia de maquetar un libro para publicarlo de forma profesional.