¿En qué consiste la teoría del color?

¿Sabías que el color no es más que una percepción visual? La percepción del color es algo que se produce a causa de los rayos luminosos que impresionan en los órganos visuales y que varía en función de la longitud de onda. Es decir, dependiendo del tipo de rayo luminoso, de la intensidad y del modo en que estos son reflejados sobre los objetos vemos unos colores u otros. Ahora bien, existen varias teorías respecto a la forma en la cual se generan los diferentes colores —y que constituyen, también, las bases sobre las cuales se trabaja con ellos—. Estas son las teorías de síntesis aditiva y la de síntesis sustractiva, como veremos más adelante. Entonces ¿Por qué vemos los colores que vemos? ¿qué son los colores primarios? A continuación, te explicamos todo lo que tiene que ver con la teoría del color, su evolución, qué son los espacios de colores —como los colores RGB y colores CMYK— y cuáles son las principales cualidades del color.

¿Qué es la teoría del color?

La teoría del color es aquella que se utiliza para explicar cómo se generan los colores que conocemos. Podemos encontrar dos teorías al respecto, estas son la de la síntesis aditiva y la de la síntesis sustractiva. Ahora bien, el motivo por el cual distinguimos los colores tiene su razón de ser debido a los rayos de luz que rechazan los objetos. Es decir, el ojo humano capta los rebotes de luz con diferentes longitudes de onda que no son absorbidas por el objeto. Estas son las que le dan color. Si el objeto fuera invisible, en ese caso, la luz lo atravesaría por completo y no veríamos nada.

Teoría de la síntesis aditiva

La teoría de la síntesis aditiva es un modelo que explica la obtención de los colores mediante la combinación con otros. Concretamente, la teoría habla de la existencia de colores primarios que son el rojo, el verde y el azul —también conocidos como los colores RGB, abreviados del inglés— a partir de los cuales se pueden obtener el resto de los colores. Estos provienen de los rayos de luz blanca. Al ser superpuestos entre sí, generan nuevos colores. Es decir, combinando dos colores primarios obtendríamos un color secundario —o colores aditivos secundarios—. Estos son el cian, el magenta y el amarillo. La teoría demuestra, así mismo, que al combinar los tres colores primarios se obtiene el blanco, mientras que, si se combinan los tres colores secundarios, se obtiene el negro. La teoría de la síntesis aditiva es utilizada en el funcionamiento de los televisores y de los monitores. Mediante la combinación de estos colores se pueden obtener varios espacios de colores como son los colores RGB, pero también el VGA, el LAB, el CIE XYZ, etc.

Teoría de la síntesis sustractiva

La explicación de este modelo tiene que ver con la absorción de las longitudes de onda y el reflejo de otras por parte de los objetos. De esta forma, se forman los colores. Ahora bien ¿Qué ocurre exactamente? Según este modelo el color del objeto va en función de las partes del espectro electromagnético que son reflejadas por él. Para que esta teoría sea posible es necesario tres condiciones. Por un lado, es necesario que exista una fuente de luz, una muestra y un detector —que serían los ojos—. El modelo de colores CMYK (Cyan, Magenta, Yellow, Key) se explica con esta teoría. Por ejemplo, dependiendo de la cantidad de cian que apliquemos sobre un papel, podremos controlar la cantidad de rojo que se mostrará. Esta teoría es utilizada en las impresiones a color y en las fotografías a color, aunque también en el mundo de las artes plásticas o la pintura decorativa.

Historia de la teoría del color

Los primeros indicios que podemos encontrar con respecto a la historia de la teoría del color los encontramos con el círculo de color, o círculo cromático, diseñado por el matemático Isaac Newton. El disco de Newton consiste en un círculo cromático con sectores pintados en colores rojo, naranja, amarillo, verde, cian, azul y violeta. Este disco, al girar a gran velocidad, combina los distintos colores y da lugar a la aparición del blanco. La teoría del matemático fue creada en el año 1966 al observar que la luz blanca podía dividirse en varios colores a partir de un prisma. Newton denominó a estos colores como los colores puros. La siguiente teoría de gran relevancia es la teoría del color Goethe, publicada en el libro Teoría de los colores (1810) del autor Johann Wolfgang von Goethe. Esta contiene algunas de las primeras y más precisas descripciones sobre sombras coloreadas, refracción y acromatismo. La teoría del color Goethe habla sobre el haz de luz y el haz de oscuridad sobre cristales y los diferentes colores que se generan. Esta supuso una base en el modelo, ampliando considerablemente la explicación de Newton y creando el estándar CIE 1931 —uno de los primeros espacios de color definidos matemáticamente—. Existe una infinidad de teorías que analizan la creación de los colores, de círculos cromáticos, de espacios de color y de formas en la que estos son percibidos e interpretados por el ojo humano. La teoría de color Goethe es una de las más destacadas, aunque también podemos encontrar los descubrimientos de James Clerk Maxwell en el mundo de la síntesis aditiva, o la teoría del químico Wilhelm Ostwald sobre las cuatro sensaciones cromáticas elementales (amarillo, rojo, azul y verde) y las dos intermedias.

Espacios de colores

Los espacios de colores no son otra cosa que modelos de trabajo sobre los cuales se obtienen diferentes tipos de colores, cada uno con una función específica. Es decir, un espacio de color define un modelo de composiciones de colores. Los espacios de color más populares son los colores RGB y los Colores CMYK. Cada espacio de color va definido por su número de vectores, en el primero de los ejemplos nos encontramos el rojo, verde y el azul, mientras que en el segundo de los casos nos encontramos el cian, el magenta, el amarillo y el negro. Podemos clasificar los espacios de color en cuatro grupos:

  • Una dimensión: Escala de grises…
  • Dos dimensiones: Subespacio RG…
  • Tres dimensiones: RGB…
  • Cuatro dimensiones: CMYK…

Cualidades del color

Los colores que percibimos tienen tres cualidades o atributos básicos. Estos son:

  • Tono: Es el color en sí mismo. Nos permite distinguir entre tonos cálidos y fríos.
  • Saturación: Tiene que ver con la pureza del color respecto del gris. Va en función de la cantidad de blanco que presente.
  • Brillo: Es la intensidad lumínica de un color. Varía en función de lo cerca que el color esté del blanco o del negro.