Cómo se hace el papel

Si bien es cierto que todos sabemos que el papel proviene de los árboles, el proceso de fabricación del papel implica un complejo proceso hasta que por fin conseguimos el producto final tal como lo conocemos. Ahora bien, como sabrás no todo el papel es igual ni tiene la misma textura. Existen diferentes tipos de papel que varían dependiendo del tipo de madera empleada, aunque también de la fabricación del papel como tal —como veremos enseguida—. Y es que, aunque la fabricación del papel suele ser similar en todos los tipos de papel, hay un momento en todo el proceso que varía dependiendo de la textura o producto final que se quiera conseguir. En este artículo vamos a explicar cómo se hace el papel, así como el papel reciclado, y los diferentes tipos de papel que podemos encontrar hoy en día en el mercado. Todo lo que necesitas saber sobre el proceso de fabricación del papel aquí.

Proceso de fabricación del papel

La fabricación del papel es un proceso que tiene lugar a partir de la celulosa que se obtiene de la madera de los árboles. Para ello, se lleva a cabo un complejo proceso que comienza por la conversión de la celulosa en una especie de pasta, o pulpa, separando todas las fibras de celulosa a través de dos procedimientos diferentes (dependiendo del tipo de papel que queramos adquirir). Estos son:

  • Procedimientos mecánicos: Los procedimientos mecánicos para la fabricación del papel consisten en la separación de las fibras de celulosa que van unidas mediante lignina —muy similar al pegamento— mediante el tallado de la madera. Lo que se hace es moler la madera consiguiendo que las fibras se separen, ello da lugar a un tipo de papel menos resistente.
  • Procedimientos químicos: Los procedimientos químicos para la fabricación del papel consisten en la separación de las fibras mediante el secado de la lignina y otros métodos químicos más selectivos. Es uno de los procesos más empleados, ya que el tipo de papel obtenido es más resistente, como el papel couché —o satinado— utilizado para las impresiones.

A continuación, una vez se ha obtenido la pulpa de celulosa, continúa el proceso de fabricación del papel mezclando el material obtenido con agua en un recipiente de grandes dimensiones que recibe el nombre de pulper. Enseguida, esa mezcla pasa a una pantalla de malla donde se llevan a cabo varios procesos con el fin de eliminar el agua —como el prensado, el secado, la gravedad o el vacío, entre otras—. Cuando la cantidad de agua acumulada se queda a la mitad, la masa de celulosa se calienta para reducir su contenido hasta el 8%, aproximadamente. A partir de este momento, nos encontramos de nuevo en otro proceso en el cual puede obtenerse varios tipos de papel o texturas —dependiendo de las técnicas que se apliquen con posterioridad—.

Cómo se hace el papel reciclado

Como%20se%20hace%20el%20papel%20reciclad

El proceso de fabricación del papel o la forma en cómo se hace el papel ha cambiado mucho con respecto a sus inicios —allá por el año 105 A.C, según algunos descubrimientos en China—. En la actualidad la fabricación el papel se lleva a cabo de forma industrial en fábricas, están fabrican grandes “bobinas madre” que en un proceso posterior son cortadas para hacer los diferentes formatos, en lugar de hojas —como antaño—. La máquina de hacer papel puede llegar a ocupar un espacio tan grande como uno o dos campos de fútbol. Estas modernas fábricas destinadas a la fabricación del papel permiten obtener todo tipo de productos hechos con celulosa, así mismo, permiten crear papel reciclado a través del papel que ya ha sido usado. La forma en cómo se hace el papel reciclado no varía mucho con respecto al papel nuevo —o de fibra virgen—. En general, la fibra reciclada es igual que la nueva solo que se encuentra en un ciclo de su vida distinto. A partir de ahí, el proceso es exactamente el mismo que en el papel de nueva creación —como explicábamos en el punto anterior—. La forma en la que las fábricas papeleras se abastecen de papel reciclado es a través de los contenedores del reciclaje de papel de los servicios municipales y a través de los operadores privados de recogida de papel usado en fábricas, imprentas, etc. Todos estos acaban en plantas de tratamiento especializadas donde reciben un primer tratamiento y una clasificación. Después las fábricas papeleras se encargan de comprarlo, siendo lo más respetuoso con el medio ambiente.

Tipos de papel

Los diferentes tipos de papel varían según la madera empleada y el proceso de fabricación del papel —como hemos visto—. Así pues, las maderas más blandas generan fibras más largas, por lo que se consigue papel más resistente; mientras que las maderas más gruesas generan fibras más cortas y, por consiguiente, papel menos resistente —como el papel para la impresión—. En general, los papeles más utilizados que podemos encontrar en el mercado son los siguientes:

  • Papel couché: También conocido como papel satinado o estucado. Es el papel más utilizado para las impresiones. Puede adquirirse en brillo y mate.
  • Papel offset: Es el papel más utilizado para imprimir, especialmente en oficinas.
  • Papel autoadhesivo: Es un papel que cuenta con un tratamiento, para que el papel sea autoadhesivo en una de sus caras. Un ejemplo de uso son las etiquetas.
  • Papel prensa: Es el papel utilizado para las tiradas de los periódicos tradicionales.
  • Papel reciclado: Es papel obtenido a partir de fibras de celulosa reutilizadas.
  • Cartón: Este se elabora con pasta cruda reciclada sin blanquear.
  • Cartoncillo: Es el tipo de papel utilizado en envases. Estos están formados por fibras muy cortas, por lo general recicladas. Este cuenta con una capa de estucado sobre la cual se puede imprimir.
  • Papel creativo: Se trata de papel de máxima calidad, con diferentes gramajes, texturas y colores. Siendo los mas apreciados por los diseñadores gráficos. Son para la realización de los trabajos de mayor calidad y exclusividad.